Así fue como me convertí en la perra de mis cuatro amigos

Al día siguiente, amanecí desnudo en el sillón del salón. Tenía la boca pastosa, (supongo era de la cantidad de leche que mis amigos me habían dado) y me sentía muy humillado. Me puse un bañador, y me baje a la playa, debía ser muy temprano pues no había nadie, me di un chapuzón y me senté en la arena pensando en todo lo que había pasado.

No sé cuánto tiempo llevaba allí, solo que de pronto alguien me puso la mano en mi hombro.

Juan: he Sergio que haces aquí solo, te estábamos buscando

Yo: estoy pensando en lo que paso ayer, no se me siento mal

Juan: ¿mal, por, no te gusto? Fue genial y tú te comportaste como una buena putita

Yo: tío no me digas eso que me siento humillado

En ese momento, Juan se dio cuenta de  mi dilema y me hablo más como un buen amigo.

Juan: mira Sergio somos amigos desde siempre, y sabes que te aprecio mucho, lo que paso anoche fue algo que tu querías, hace mucho que nos conocemos y siempre supe que tú eras gay o bi , aunque tú no lo supieras, por eso ahora que ya lo sabes te propongo una cosa.

Ahora subiremos a el piso, y te doy a elegir si quieres que lo que paso anoche se repita e incluso esto vaya a mas, cuando llegues al salón te desnudaras te pondrás de rodillas y nosotros para sellar el acuerdo te follaremos tu boca hasta llenártela de leche, si no quieres que se repita, entonces llegaras y te sentaras a la mesa y esta historia se habrá acabado y nunca más se hablara de ello. Estás de acuerdo

YO: Si me parece bien

Mientras subíamos en silencio, mi mente le daba miles de vueltas a todo, pero nada más entrar, al ver a mi amigos en bóxer y con sus rabos que querían salir de su prisión lo  tuve claro, me quite las bermudas y me puse de rodillas.

Juan: Veis chicos ya os dije yo que la maricona esta no podría vivir ya sin poyas que mamar

Yo: pero tío no me digas eso que me siento fatal

Juan: mientras estemos en la intimidad y vaya a ver sexo te trataremos así, en público seremos como siempre amigos y sin mariones, pero en privado me mola que seas sumiso y muy puta, desacuerdo

Yo: está bien como querrías

Roberto: pues venga zorra ponte a comer poyas que te vamos a dar el desayuno jajajjajaj

Alberto: venga si maricona que tengo unas ganas de llenarte esa boquita de leche

Entonces José se acercó a mí me cogió del pelo y me incrusto la poya hasta los huevos empezando una follada de boca, atragantándome a ratos pero que a mí, me ponía a 100

Juan: vamos maricón a  comer poya así ves cómo te mola

Y así era, yo pasaba de una a otra poya unos me follaban la boca, otro se la chupaba yo con más calma, cuando ya estaban todos más o menos a punto juan dijo

Juan: Sergio, ahora nos iremos corriendo uno a uno en tu boca, mantenla abierta y cuando tengas el semen de los 4 en la boca, entonces te lo tragaras para sellar el pacto ok, y después nos limpiaras bien las poyas.

Y así lo hice, todos se fueron corriendo uno por uno llenando mi boca y mi cara, todos se reían y me insultaban, pero yo cada vez me sentía más excitado una vez mi boca llena de la leche de mis 4 machos la sabor y después limpie todas sus poyas .

Juan: muy bien maricona ahora vete a dar una ducha y si quieres te puedes pajear, y luego puedes descansar un poco, nosotros nos encargamos de recoger la casa y limpiar, para más tarde bajar a la playa, y esta noche prepárate por que estrenaremos tu culito.

Yo: eeeeeeeeeeeeee

Juan: me puso un dedo en los labios y me silencio ssss, relájate putita te gustara…