Hice que mi sobrino se masturbara con mi tanguita en frente de mí, deje que más las llenara de leche. Me encanto ver la polla de mi pequeño sobrino

Esta historia sucedió hace un par de años, cuando el hijo de mi cuñada estaba entrando a la secundaria.

En ese tiempo el venia saliendo de la secundaria a casa ya que le quedaba de paso de la secundaria en que estaba y considerando que mi cuñada y su esposo trabajaban, comía con nosotros y se quedaba en la tarde en ocasiones haciendo su tarea o ayudando con mandados o cosas así.

Esa tarde, después de comer y una vez que mi esposo se fue a su trabajo, él se puso a hacer su tarea mientras yo me ponía a lavar, sin embargo al estar separando la ropa me di cuenta de que había olvidado un cesto pequeño en la habitación así que le pedí que por favor lo trajera.

Fue a la habitación y regreso no sin que se me hiciera raro que se había tardado, pero no le di importancia, me entrego el cesto poniéndolo sobre la mesita en que estaba apoyada. No se retiró y yo me empecé a sentir incomoda, el veía como separaba la ropa y la cambiaba de lugar sin sacar la ropa del cesto que acababa de traer.

Terminaste tu tarea?

No, me falta, pero no urge

Si quieres pon una película

No tengo ganas.

Me le quede viendo y entonces no se porque, empecé a sacar la ropa que estaba en el cesto. En la parte superior había dos blusas, las puse a un lado. Fue entonces cuando salió una panty, la saque y la extendí, él se le quedo mirando, las puse a un lado extendidas y saque el bra correspondiente.

Qué bonito color

Así es, le respondí, a tu tío le gustan. Note que se ponía nervioso.

Seguí y saque otro par de pantis, una con dibujos y la otra lisa. Las puse sobre la mesita. El no dejaba de verlas tratando de disimular.

Olvide algo dije, voy al cuarto. Me metí y al llegar a la habitación me di cuenta de que estaba excitada. Abrí mi cajón y saque unos cacheteros de encaje. Salí despacio tratando de no hacer ruido y me di cuenta de que él estaba tocando mis pantis, me quede ahí, viendo, levanto una y la llevo a su cara oliendo la parte que quedaba en mi vagina.

Salí como si no me hubiera dado cuenta.

Me faltaron estos dije mostrándole los cacheteros de encaje. Vi que suspiro y movió solo la cabeza.

También están bonitos no crees?

Si tía, se le deben ver muy bien

Porque lo dices?

Pues es que tiene usted ya sabe.

Se había puesto muy nervioso y no encontraba que hacer, yo la verdad me encontraba excitada y divertida.

Tu tío dice que tengo buenas nalgas, tu qué crees?

Solo movió la cabeza diciendo que sí.

Y ya tienes novia, se las has tocado a alguien?

No, novia no, pero pues a veces en el camión cuando va lleno.

Ah sí, dije yo y me sonreí. Cual de todas te gusta más? Pregunte señalando las pantis, esas dijo el señalando unas color meloncito. Las agarre y se las di “Toma, para que te diviertas” dije mientras hacía gráficamente la señal de la masturbación. Las guardo? Pregunto el, sonreí y le dije “mejor hazlo aquí, así de una vez las lavo ya que termines” mi sobrino no sabía qué hacer, pero era notorio que estaba excitado ya que a través de su pantalón se notaba el bulto de su pene.

Se bajó el cierre y saco su pene, tomo mis pantis y las puso sobre su pene masturbándose. No tardó mucho en venirse, yo disfrutaba viéndolo, los gestos de cara y como se apretaba los dientes al dejar su semen en mis pantis.

Termino y me las regreso, las tome y vi que era una buena cantidad. Sonreí y mire de nueva cuenta su pene, ya flácido pero con la cabeza aun expuesta.

Terminaste rico?

Si tía

Me di la vuelta y eche la ropa a la lavadora, me quede de espaldas a él y no supe cuándo pero al voltear ya estaba en la casa terminando su tarea.