Con mi marido nos dimos cuenta de que nos gusta lo morboso, por eso es que me deje chupar la conchita por una señora mayor. Fue mi primera vez y me encanto

Bueno después de aquella primera experiencia en el área de servicio nuestra vida sexual dio un cambio radical, volvimos a tener sexo a diario, veíamos porno y comentábamos nuestras fantasías, José seguía con el deseo de follarse a una madura y verme a mi con un jovencito, me fue cambiando la forma de vestir pues le gustaba ver como los hombres se giraban para verme, la verdad que yo también sentía mucho morbo de verme deseada por los tíos, por esta época deje de usar sujetador y solo usaba tangas como ropa interior y muchas veces ni eso.

Aquel sábado mis padres nos invitaron a cenar, llegamos a las 8 y mi madre estaba poniendo la mesa mientras mi padre escuchaba el fútbol en la radio, saludamos a mi padre y fuimos a saludar a mi madre, lo hicimos pero no como siempre, José le dió un beso en la mejilla a mi madre a lo que ella respondió: esta cariñoso José hoy y se rió, José le dijo que nunca estaba demás besar a una mujer guapa, guapa esta mi hija que desde que viste axial los niñatos y los no tan niñatos la miran locos de deseo, ten cuidado no te salgan protuberancias en la frente, a este comentario nos reímos los tres.

Nos sentamos en la mesa y fuimos cenando hablando de temas sin importancia, después del postre mi padre se levanto y se fue a ver la TV. tenía partido de fútbol, mi madre comentó este hombre solo vive para el fútbol, José con ironía le dijo: algo mas hará que ver fútbol y mamá le respondió: si dormir.

Yo le dije: mamá no haces mas que quejarte, y ella sin cortarse me respondió, eso lo dices tu que seguro que tienes un buen trozo de carne que llevarte a la boca todos los días pero una lleva años teniendo que arreglarse con vegetales que hasta el frutero esta mosqueado de que comamos tantos pepinos y calabacines, José se rió y le comentó eso será porque no quiere carne que seguro que mas de un carnicero estará encantado de regalársela, nos volvimos a reír y vi. como mi madre posaba su mano sobre la de José.

La noche empezaba a ponerse interesante sabiendo que José deseaba a mi madre y mi madre haciendo manitas con el, pase la mano debajo del mantel y cuando toque la entrepierna de José note que estaba empalmado el muy cabrón, lo mire y se encogió de hombros, me levante y serví unos chupitos de crema de orujo, cuando volví a sentarme la mano derecha de mi madre estaba bajo el mantel y tomaba el chupito de un trago con la izquierda, José le dijo: cuidado Lola que esa bebida es muy fuerte y no esta acostumbrada, mientras me guiñaba un ojo y me indicaba que mi madre le estaba cogiendo el paquete, eso hizo que mis bragas se empaparan al momento y cogiendo la mano de José se la llevé a mi entrepierna, José al ver como estaba comento: bueno Lola creo que tenemos que irnos se nos hace tarde y mamá sacando la mano de debajo de la mesa dijo: es una pena que os marchéis, José espero que vuelvas pronto a verme, yo comente que iba un momento al servicio y mi madre me acompaño.

En el baño le recrimine a mi madre que le metiera mano a mi marido delante de mi, que una cosa era lo que le había comentado de que a el le gustaban maduras y que la deseaba y otra querer tirárselo delante de mi, me pidió disculpas y me comento que José estaba a punto de correrse que 2 minutos mas y se hubiera derramado, yo le dije: yo también viendo como lo masturbabas, mira mi tanga y me lo quite empapado, mamá me dijo que ella estaba supercaliente y mientras yo disfrutaba con José ella se tendría que consolar con un pepino, nos reímos y salimos del baño, José estaba con mi padre, nos despedimos de el y mamá nos acompaño a la puerta, la muy zorra despidió a José con piquito en los labios al tiempo que le decía que volviera pronto.

Nada mas subir al coche le dije a José: estarás contento la tienes en el bote, me vas a poner los cuernos con mi propia madre.

Si, creo que si me lo consientes va ser así.

Vale estoy de acuerdo, a mi también me puso muy cachonda ver como te masturbaba.

Ya, bien note como tienes el tanga empapado.

Tenía, ahora ya no lo tengo se lo deje a mi madre para que viera como me puso el verla metiéndote mano.

José metió la mano debajo de la falda y vio que era cierto.

Pues mira como me dejó Lola a mi.

Tenía el paquete hinchado a tope.

Así no aguanto hasta casa, vamos al antiguo autocine.

El antiguo autocine era una explanada que años atrás había sido un autocine y donde ahora iban las parejas a desahogarse.

De acuerdo vamos que me da mucho morbo follar y que nos puedan ver

Al entrar en la explanada había 2 coches, José apago las luces y aparco en la parte opuesta pero con el morro mirando hacia esos coches y hacia la entrada, como había luna se veía bastante bien.

Baja un poco la ventanilla para que no se empañen los cristales.

Que mas da.

No dices que te da morbo que te vean follar.

Si.

Pues por eso.

José soltó los botones de mi blusa y mis pechos quedaron al aire.

Reclina un poquito el asiento pero sin bajarlo del todo, que te puedan ver sin acercarse mucho.

Que carbón eres me estas poniendo muy cachonda, baja tu el tuyo que quiero tener buen acceso a ese paquete.

Mira como zumban en el R5, mira como se menea el coche.

En ese momento entro otro coche en el autocine, apago las luces y despacito se acerco a los del R5, se detuvo un instante y fue al otro coche, la misma maniobra y se acerco a nosotros, se detuvo, era una pareja mayor, José encendió la luz interior y maniobraron aparcando al lado nuestro en sentido contrario, la ventanilla de mi lado y la de la señora de al lado estaban casi juntas, pararon el motor y encendieron las luces interiores.

Ya tenemos compañía me dijo José.

Si, pero son como a ti te gustan mayores no jovencitos.

Ya, el camionero también era jovencito, además es solo para mirar.

La señora se quitó la camiseta y el sujetador dejando unas tetas enormes aunque caídas a la vista, José me dijo las tuyas son mucho mejores y retirando del todo mi blusa las dejo completamente a la vista al tiempo que me las acariciaba, la señora hizo un gesto de aprobación y comenzó a tocárselas y pellizcarse los pezones por lo que inmediatamente estos se le pusieron erectos y el viejo se los chupaba.

José quítate el pantalón, quiero que esa vieja vea como te la chupo.

Tus deseos son ordenes.

José se bajo el pantalón y el bóxer dejando a la vista su miembro bien duro, me tumbe hacia el y comencé a chupársela muy suavecito, en esta posición mi falda se levantó y dejaba a la vista mi culo y el coño.

La señora se esta relamiendo viendo como me la chupas y mirando tu coño.

Déjala que disfrute.

Creo que ahora ella va a trabajar al viejo.

Pues yo quiero ver como la tiene ese viejete.

Deje de chupársela a José y pude ver el miembro de aquel señor, estaba aun morcillona y era extraña, larga y fina con una cabezota muy gorda, la vieja le escupió la cabeza y se la cogió con la mano mientras con el dedo pulgar le acariciaba la cabezota, la verdad que el tallo no creció mucho mas aunque si endureció pero la cabeza era enorme esa polla si era una autentica seta del bosque, ya con ella bien dura la señora abrió la ventanilla y saco el cuerpo por ella arrodillada en el asiento y dándole todas sus partes al viejo que pronto se colocó detrás y comenzó a clavársela.

José se la estaba tocando suavecito y me decía como tiene que disfrutar con esa cabezota.

Pues si que tiene un buen capullo el viejo le conteste mientras me hacia un dedito.

La señora me hizo un gesto para que bajara la ventanilla y José me dijo que la bajara, axial lo hice.

Ella metió una mano y me toco el coño con suavidad al tiempo que me dijo que era bisexual y que le encantaba comer un coño mientras la follaban, mire a José y este me dio permiso para lo que quisiera.

Me arrodillé en el asiento y puse mi culo y coño en la ventanilla, aquella mujer sabia lo que hacia, no fue directa, comenzó a besarme los glúteos y se fue acercando poquito a poco a mi almeja, cuando llego se detuvo besándome como si me besara en la boca, poquito a poco con los besos iba dándome un poquito de lengua y axial tuve mi primer orgasmo, ella se comió todo mi jugo y siguió con su comida, era algo fantástico.

Aprende carbón a comer un coño como se debe me esta volviendo loca y diciéndole esto a José me volví a correr.

Ya veo guarra que te gusta como te lo come.

La vieja me seguía comiendo y yo disfrutando cuando empecé a sentir como las tetas le golpeaban contra puerta, en eso que comenzó a subir por mi raja y llego a mi culo, eso si que era una sensación nueva para mi, jugaba con su lengua alrededor de mi agujerito y ahora aquellas tetas golpeaban parte de mis muslos axial un nuevo orgasmo que esta vez se deslizaba por mis muslos.

En esto José me dice que va a salir que quiere tocarle las tetas.

Adelante cariño hazla gozar tanto como ella me lo esta haciendo a mi.

En este momento ella había vuelto a mi coño y ahora me estaba chupando la pipa, lo hacia con mucha suavidad y eso me daba un gustito increíble y mas cuando vi. a José acercarse por fuera y sobarle las tetas cogiéndose las desde arriba lo que le permitía ver como me comía la pipa, con aquella succión mi pipa notaba como se inflama y aumentaba considerablemente de tamaño cosa que mas tarde me corroboro José, creo que estuvimos axial mucho tiempo, no lo se decir, cerré los ojos y me deje llevar de un orgasmo tras otro, cuando abrí los ojos José y el viejo habían cambiado de coche y tenia delante de mi aquella seta salvaje que me invitaba a comerla, no lo dude y aunque era muy grande la metí entera en la boca y comencé a trabajar con mi lengua aquella seta tan rica, la señora seguía comiendo mi coño y yo aunque no podía verlo intuya que José la estaba follando pues notaba los empujones de José sobre ella en mi trasero mientras me metía la lengua hasta el fondo.

Pronto note como el viejo dejaba escapar liquido preséminal por cierto muy rico, axial que comencé a meterla y sacarla de la boca, era un placer sentir entrar y salir aquel reborde tan grande entre mis labios, el viejo comenzó a bombear leche y no pude tragarla toda aunque si la mayor parte, después le limpie lo que le había caído por los huevos al tiempo que sentí como José gritaba mientras se corría en el coño de la madura lo que me volvió a provocar otro enorme orgasmo que me dejo fundida.

Retire el trasero de la ventanilla y José y el viejo volvieron a sus vehículos sin decir nada, la señora y yo nos dimos un piquito a través de las ventanillas, ella sacó del bolso una tarjeta y me la dio, cerramos las ventanillas y nos vestimos, ellos se fueron y cuando mire la hora eran las 2 y cuarto de la mañana, habíamos estado casi 3 horas follando.

De regreso hablamos de lo sucedido pero eso será para otra ocasión.