Mi esposa follo con el vecino

Quiero contarles mi historia con mi esposa Rosalba, con ella siempre estábamos discutiendo y en ocasiones nos separábamos, yo me iba de la casa a otra ciudad.
Para el momento de este relato ya estábamos separados como seis meses, yo solo iba a visitar a mis hijos, les dejaba el dinero y salía. La última vez que fui precisamente eran seis meses, y como para esa fecha se graduaba mi hija de bachiller quería hablar con Rosalba acerca de los detalles de la fiesta.
Siempre cuando iba a la casa nunca avisaba de mi visita, llegaba de sorpresa, yo sabía que Rosalba era muy fogosa y era imposible que se aguante tanto tiempo (seis meses); de igual forma yo, recordaba siempre los momentos de intimidad con Rosalba, creía que de pronto la iba a encontrar con alguien en la casa por eso nunca avisaba.
Para ese día llegué como a las 09:00 de la mañana porque sabía que a esa hora no estaba sino ella sola ya que los hijos estudiaban; como tenía las llaves de la puerta principal abrí cuidadosamente y entre sin hacer ruido con dirección a la alcoba de ella que queda en el segundo piso, cuando estaba cerca las gradas sentí abrir una puerta, yo me escondí debajo de las gradas para ver quién era.
Ciertamente era mi esposa Rosalba que salía del baño duchándose, pude ver su voluptuoso cuerpo a pesar de la toalla que estaba puesta se le notaba sus grandes senos y que dando al descubierto sus enormes y redondas piernas. La costumbre de mi esposa era cada vez que salía del baño duchándose salía envuelta una toalla y sin interiores hacia la terraza de la caza con el fin de poner a secar el interior y cambiarse otro.
En cuanto la vi, reconozco que me excite viendo su cuerpo recién bañado y como al subir las gradas mostraba sus nalgas grandotas, la seguí a la terraza con el fin de hablarle, pero antes de llegar a la terraza oí una voz de hombre que la saludaba coquetamente, me quede escondido cerca a la ventana que se miraba a la terraza y pude observar que se trataba de Jaime el vecino, y precisamente en ese momento, no puedo decir si fue casualidad o en verdad era un incidente, a Rosalba se le cayó la toalla quedando totalmente desnuda frente a Jaime, Rosalba gritó poniéndose las manos en las pelvis tratando de cubrirse algo.
En esos momento Jaime aprovecho para pasarle la toalla tratando de ponérsela el mismo para cubrirla, pero me di cuenta que lo hizo con cierta malicia ya que cuando le estaba poniendo la toalla este la acercó el cómo abrazándola, y al mismo tiempo algo le susurró al oído no alcance a escuchar pero por la reacción de Rosalba fue algo pícaro; Rosalba se sonrió y le contestó ¿verdad? Eso dicen todos los hombres a una mujer, Jaime de dijo no es verdad Rosalba, es muy linda y muy rica, envidio a su esposo.
Ella solo dijo cual esposo yo no tengo esposo, entonces Jaime le dijo mucho mejor Rosalba y acercándose más a ella hasta el punto de estrecharle entre sus partes nobles, ella forcejeo pero más bien pienso que lo que hacía es sobarse sus nalgas en la pelvis de Jaime, porque ya lo tenía erecto su pene.
Cuando Jaime la soltó se miró la protuberancia de su bragueta Rosalba miro disimuladamente y se limitó a decirle y que quiere de mi, que quiere hacerme “comerme” porque solo eso buscas todos los hombres y después la dejan. Jaime al oír esto volvió y la abrazo por la espalda arrimándola otra vez a su erecto pene diciéndole usted está muy rica, me gusta bastante, se que usted esta con muchas ganas hagámoslo y no pasa nada. Rosalba le dijo donde aquí el le dijo si y empezó a tender una cobijas que estaban para lavarlas ella se acostó boca arriba y Jaime se sacó el pantalón quedando al aire su tremenda verga, sin exagerar de unos 25 centímetros.
Cuando Rosalba vio esa monumental verga solo dijo entre cortada “ahí mamita que grande y quiso como levantarse para entonces Jaime la cogió de los brazos y la empezó a besar, antes que se levante por completo, Rosalba correspondió a los besos como unos cinco minutos, bien apasionada.
Confieso que reconocí que la he tenido muy abandonada a mi esposa y eso me éxito y como que desperté a la realidad cuando vi a Jaime que se acomodaba para penetrarla en su vagina ese tremendo vergon, alcance a oír cuando Rosalba le decía métala pero bien despacito si y al mismo tiempo la cogía como midiendo lo que le va a entrar en su voluptuosa vagina, el con una voz ronca de excitado que estaba le dijo si claro amor, y la penetró suavemente pero todo los 25 centímetros.
Rosalba grito duro casi que ahogándose, Jaime empezó a bombear lentamente su verga en el interior de la vagina de Rosalba, como dos minutos Rosalba abrió todas sus piernas y al rato le decía que le dé más rápido que va acabar, entonces Jaime le empezó a bombear como loco viniéndose rápidamente los dos.
Cuando la saco la verga Jaime la tenía como un hierro al rojo vivo y vomitaba la leche sobre el ombligo de Rosalba que está a la vez se lo sobaba en toda ella. Ahí desperté de esa lujuria entre Jaime y mi señora y grite Rosalba donde está, haciéndome el desentendido de todo; al rato bajo Alicia asustada.
Sin dar importancia a eso solo reaccione abrazándola fuertemente y la llevé a la cama y como estaba sin interior, le mande la mano a su vagina y la tenía toda mojada de semen de Jaime y de su orgasmo, sin decirle nada saque mi verga y la folle como un hora ella no decía nada hasta que termine y me dijo y eso como así, no le dije nada hasta la fecha de hoy, que es lo que había visto.
En la actualidad Rosalba y Jaime culean en la casa, lo sé porque tengo una cámara escondida en la habitación y cuando llegó veo el video me éxito y también me la culeo eso es todo.
Esta historia es verdadera y sucedió en la ciudad de Pasto Nariño Colombia V/ Villa flor dos