Mujer posa para un joven y termina siendo penetrada por varios

Yo estaba felizmente casada con mi esposo Corbin y llevabamos más de 36 años de matrimonio… Durante ese tiempo he tenido una gran variedad de relaciones sexuales con cientos de hombres, que incluyen ser follada, chupar pollas, gangbangs y más variantes sexuales.

Siempre he estado orgullosa de que a pesar de tanto sexo, nunca he hecho nada con otro hombre a menos que mi marido estuviera presente para disfrutar del espectáculo o participar en él.

La historia que voy a contar es sobre la única ocasión en la que comencé algo con otro hombre por mi cuenta… Sin embargo, mi marido apareció en el momento oportuno y le pareció bien.

Todo comenzó cuando salí a comprar cigarrillos… En ese momento, vivíamos en un barrio de Toronto, provincia de Ontario… Como nuestro apartamento estaba muy cerca de una tienda de variedades, caminé hasta allí.

Llevaba puesto un top de algodón elástico de corte bajo que, al no llevar sujetador, marcaba mis pechos y mostraba veladamente mis grandes y oscuros pezones… Después de salir de la tienda, un joven muy guapo, que llevaba una cámara que parecía muy cara, se acercó y me dijo:

– «Disculpe señora, pero me pregunto si podría ayudarme.»

Yo le respondí:

– «Quizá… Depende de lo que sea.»

Él me dijo:

– «Mi nombre es John y soy estudiante de fotografía de la Escuela de Formación Profesional… Parte de nuestro curso requiere que cada uno de nosotros haga un proyecto de fotografía temática, y mi lema es “Los pechos de las mujeres de Toronto”… En lugar de usar modelos, les pido a mujeres en las calles de Toronto que me permitan fotografiar sus senos, y espero que no les importe que lo diga, pero los suyos se ven fantásticos.»

Yo le respondí a John:

– «No me molesta en absoluto que hagas cumplidos con mis tetas, y estoy intrigada con tu proyecto… ¿Tienes un estudio donde quieres hacer esto y cuándo quieres hacerlo?

– «No», dijo… – «El proyecto consiste en tomar fotos de mujeres en la calle… Después de todo, aquí es legal que las mujeres en puedan hacer topless en público, si lo desean… Así pues, me gustaría fotografiarla ahora mismo.»

Continuamos caminando mientras charlábamos, y al llegar a un gran parque vi que no había mucha gente alrededor… Así que en lugar de solamente responder a las preguntas que me hacía John, me quité el top elastico que llevaba, saqué mi pecho hacia delante y le dije:

– «Cuando quieras comienza a disparar.»

John rápidamente configuró su cámara y comenzó a tomar fotos… Mientras lo hacía, me estuvo dando indicaciones, como: «Levanta las tetas con las manos desde abajo”… “Aprieta el pecho izquierdo»… «Aprieta las dos tetas con fuerza»… «Pellízcate los pezones»… «Saca la lengua y lámete los pezones»… “Con los labios cógete un pezón”… “Exprímete ambas tetas.»….

Algunas mujeres pasaron por allí mirándome mal, y algunos chicos se detuvieron un rato a mirar… En ese momento, John me preguntó:

– «¿Te molestaría si algunos de los muchachos acariciaran tus tetas mientras te fotografío?»

Yo le respondí:

– «Nooo… Claro!… Realmente me encantaría que me hicieran eso.»

John habló con los muchachos y les aseguró que sus caras no se verían en las fotos… Todos menos dos se acobardaron y se fueron… Los dos chicos que se quedaron se turnaban detrás de mí acariciando mis tetas y pellizcando mis pezones.

Mis pezones son MUY SENSIBLES… Así que estaba MUY excitada.

Luego hizo que los chicos se pusieran a cada lado de mí y les dijo que chuparan uno de mis pezones al mismo tiempo… Tuve un orgasmo casi instantáneo, y John quedó contento y emocionado de haber conseguido una buena toma de mi cara en el instante del orgasmo.

Justo entonces oí la voz de mi esposo Corbin que decía:

– «Hola, cariño».

Aparentemente había perdido la noción del tiempo y llevaba fuera bastante tiempo, así que Corbín, un tanto preocupado, había venido a buscarme… John preguntó:

– «¿Quién es usted?»

 A lo que yo le respondí rápidamente:

– «Él es mi esposo.»

Al escuchar eso, los dos muchachos que habían estado disfrutando de mis tetas, se marcharon… John retrocedió y dijo: «

– Mire señor, no quiero ningún problema… Me llamo John y soy estudiante de fotografía… Estoy trabajando en un proyecto que involucra que las mujeres me permitan fotografiar sus tetas… Su esposa tuvo la amabilidad de ayudarme y aceptar… Eso es todo lo que está sucediendo aquí.»

Corbin sonrió y le dijo:

– «Tranquilo, John… Siempre he dicho que las magníficas tetas de Adele merecen ser vistas por todo el mundo… Hacerla usar ropa es como cubrir la Mona Lisa con una sábana… Así que, por favor, continúa con tus fotos.»

Mi esposo se acercó y me dio un gran beso… Luego se puso detrás de mí y empezó a acariciarme las tetas mientras John volvía a tomar fotos… Luego metió una mano por mi falda y en mis bragas y jugó con mi coño mojado mientras seguía acariciando mi teta con la otra mano.

En un momento en que me palpaba, me susurró al oído:

– «¿Te gustaría llevar a John a casa y dejar que él nos tome fotos teniendo sexo?»

Inmediatamente hice una gran sonrisa y le contesté:

«¡Definitivamente… Síiiiii!»

Entonces Corbin le preguntó a John si le gustaría ir a nuestra casa y tomar algunas fotos nuestras, más íntimas… Al instante estuvo de acuerdo y los tres nos dirigimos a casa.

Durante todo el camino, mi esposo siguió acariciando mis tetas por debajo del top elástico… Y cada vez que una de ellas se salía deltop elástico, él decía:

– «Jhon, podrías, por favor, meterle la teta a Adele»… Y John me agarraba la teta y me la metía dentro del top elástico.

Cuando llegamos al apartamento, los tres nos sentamos en el sofá, conmigo en el medio… Mi marido le preguntó a John si le gustaría fumar un porro con nosotros, y él dijo que sí, así que tomó la hierba y comenzó a enrollar uno… Mientras lo hacía, me quité el top elástico e invité a John a tomar más fotos.

Mi marido puso algo de música y le contó a John que yo era bailarína en topless en un Club que frecuentabamos… Me sugirió que me levantase y le mostrase a John algunos de mis movimientos de baile… Instantáneamente lo hice… Mi cuerpo se balanceaba con la música, y mientras bailaba, me quité la falda y luego mis bragas.

Quedé totalmente desnuda y John se dejó caer en el suelo, entre mis piernas, para obtener algunos primeros planos de mi coño desde abajo… Mientras lo hacía, abrí más las piernas y también abrí los labios de mi coño para que él, los viera y fotografiara.

Después de obtener algunos buenos primeros planos de mi coño, me acerqué al sofá, me puse encima de mi esposo y comencé a darle refregones al ritmo de la música… Mientras refregaba mi coño en la entrepierna de mi marido, se inclinó hacia adelante y comenzó a chuparme las tetas… John no perdía el tiempo y continuaba sacando fotos sin parar.

Luego, les sugerí que estaríamos más cómodos en la habitación… Así que allí nos dirigimos todos.

Mi esposo me dijo que le gustaría hacer un 69 conmigo encima y tenerlo fotografiado… Así que se quitó la ropa y se acostó en la cama… Rápidamente me subí encima de él, y cuando tomé su polla dura en mi ansiosa boca, comencé a sentir mi coño húmedo en la boca de mi marido.

John tenía una gran sonrisa en su rostro y parecía que había muerto e ido al cielo… Siguió yendo y viniendo con su cámara, primero tomándome fotos de la polla que le mamaba a fondo a mi esposo, lamiéndole sus bolas y lamiéndome a mí, el culo… Luego sacó primeros planos de mi esposo comiéndome mi coño mojado mientras acariciaba mi culo.

A estas alturas yo ya había tenido 3 orgasmos cuando la polla de mi esposo finalmente estalló, lanzando una gran cantidad de esperma cremoso en mi boca.

Mi marido me pidió que, por favor, no me lo tragara, y cuando terminó de correrse, abrí mi boca y dejé que John recibiera un chupito del semen de mi esposo en mi boca… Sólo después de que recibió el trago, yo me lo tragué todo,como siempre hacía.

Mi marido me dijo luego:

– «Cariño, quiero que John me hiciese unas fotos follánndote, pero tardaré un tiempo recuperarme de la corrida que he tenido ahora… Mientras esperamos, ¿te gustaría hacer un 69 con John mientras yo os saco fotos?»

Mis ojos adquirieron un brillo travieso mientras sonreía… Me lamí los labios y le contesté:

– «Claro… Siempre estoy a la caza de otra descarga de delicioso semen en mi boca, si John está de acuerdo, claro.»

Casi antes de que terminara de hablar, John ya se había quitado la ropa… Le mostró a mi esposo cómo trabajar con la cámara y se acostó en nuestra cama… Rápidamente me subí encima de él y pusé mi coño en su boca.

Mi marido me dijo:

– «Cariño, antes de que comiences a chupar la polla de John, me gustaría besarte un poquito mientras él comienza a lamer con su lengua, tu coño… ¿Te parece bien?»

Yo le respondí:

– «Claro»… Y mi marido cogió mi cabeza en sus manos y comenzó a besarme profunda y apasionadamente mientras John lamía mi coño… Después de unos 5 minutos de algunos de los besos más apasionantes que he disfrutado, mi marido se apartó y me dijo:

– «Su pene es todo tuyo, cariño».

Supongo que la combinación de los besos apasionados y John lamiendo mi coño, me excitaron mucho porque ataqué su polla como un animal salvaje… Después, mi marido me dijo que estuve haciendo muchos ruidos mientras chupaba, con agresividad, la polla de John y la mordisqueaba, mientras apretaba sus bolas.

Cuando estaba devorando la polla y las pelotas de John, mi marido me gritaba dandome animos y tomaba fotos geniales… También sacó algunas excelentes tomas de la lengua de John apretujando mi coño mojado… De hecho, toda su cara estaba empapada de los abundantes jugos que mi coño no paraba de mear ya que disfrutaba de un orgasmo tras otro… Yo, mientras me chupaba el coño, le estaba mamando la polla a una enorme velocidad, hasta que finalmente me soltó chorros de semen en la boca y tragué hasta la última gota.

Después, los tres nos tumbamos en la cama, conmigo en el medio… Mi esposo acariciaba mis tetas, mientras que John acariciaba suavemente mi coño, y yo estaba acariciando las dos pollas… John dijo:

– «Corbin, espero que te des cuenta de lo afortunado que eres… ¡Adele es increíble!»

Él me respondió:

– «Lo sé… ¡Ella es inteligente, divertida, hermosa y para mí, la mujer más sexy del mundo!»

Después de transcurridos unos minutos, mi marido me dijo:

– «Adele, estoy listo para follarte, cariño.»

John agarró su cámara y sugerí ponerme en la posición de perrito, porque le daría a su cámara una gran vista de mis tetas colgantes y oscilantes mientras mi marido metía su polla en mi coño.

Mi marido invitó a John a ayudar a dilatar mi coño metiéndome dos dedos dentro… Él dejó su cámara y tocó mi coño durante unos minutos hasta que dije que estaba lista para la polla de mi esposo, así que John sacó sus dedos y se los lamí… Luego se hizo a un lado y recogió su cámara.

Mi esposo metió su polla en mi coño caliente y húmedo y empezó a bombearlo lentamente hacia adentro y hacia afuera… John estaba frente a mí, tomando fotos de mis tetas colgantes… Le pedí que me besara, así que volvió a bajar su cámara y comenzó a besarme mientras mi marido continuaba follandome.

Luego le pedí a John que me chupara las tetas, así que puso su cabeza debajo de mí y comenzó a chuparlas, yendo y viniendo de una a la otra cuando mi esposo comenzó a follarme más fuerte y más rápido.

Mi esposo le pidió a John que le hiciera unas cuantas fotos de su pene deslizándose dentro y fuera de mi humedo coño… Mientras se inclinaba sobre mi espalda para obtener una foto, desde arriba, de la polla de mi esposo deslizándose dentro y fuera de mi coño, la polla dura de John quedó directamente frente a mi cara y no pude resistir la tentación… Agarré su polla, envolví mis labios alrededor de ella y comencé a chuparla… Mientras más duro me follaba mi marido, más fuerte le chupaba la polla a John.

Justo cuando John exclamó: «¡Oh Dios, me estoy correndo!»… Mi esposo también soltó su carga cremosa en lo más profundo de mi coño.

Después de un breve descanso, pasamos otro par de horas follando y mamando antes de que John finalmente dijera que tenía que irse… Intercambiamos números de teléfono, y él nos llamó un mes después para decirnos que obtuvo 23 puntos de 25 en su proyecto sobre “Las tetas de las mujeres de Toronto”… El trabajo incluía fotos de 6 mujeres diferentes, con una docena de fotos de mis tetas, y estaría en una Muestra Fotografica que estaba preparando la Escuela.

No hace falta decir que mi marido y yo asistimos a la Muestra… John orgullosamente me presentó a sus amigos y compañeros mientras señalaba qué fotos de tetas eran las mías… Por su reacción, me di cuenta de que John debe haberles contado sobre las actividades que tuvimos en nuestro dormitorio… Cuatro de ellos me preguntaron si me interesaría hacer una nueva sesión fotográfica, así que los reuní y organicé una sesión de fotos con los 4, y con John, en una de sus casas… Se convirtió en un gangbang fantástico, pero esa es una historia para contarla otro día.

F I N