Una partida de mus que llevo a otra cosa

Recuerdo que de pequeño siempre fui un niño gordito y bastante afeminado, pero como solían decirle a mi madre siempre he tenido un rostro angelical, tenía el pelo corto y liso de color azabache, la cara redondita donde destacaban unos enormes y expresivos ojos miel y unos rosados y carnosos …

En el baño dejo que me domine y haga lo que quiera

En cuanto bajo del carro le entrego el pequeño control remoto en sus manos.  -“Tú decides qué hacer con él.” Carlos guarda apresurado el mando en su bolsillo, se pone un saco negro y enseguida entramos al salón tomados del brazo, con toda la calma del mundo para que yo …

Mi hijo es mi cuidador y mucho mas

A la mañana siguiente me desperté angustiada. Entre el calor que hacía en Málaga en esa época y el calor que me daban los vendajes estaba empapada en sudor. Llamé a David para que me ayudara a cambiarme de camiseta. Mi pequeño apareció al instante. Me dijo que llevaba despierto …

Profesor cogiéndose a su madre e hija

Aquella tarde, en la que ocurrió todo y que tendría consecuencias para mi futuro (y no os hacéis una idea), Mary había acabado las lecciones de español (sí, pese a tirármela o que ella me follara a mí, lo que fuera, anyway, seguíamos dando clases), decidimos darnos un baño en …

Un yerno muy competente

La familia de doña Guillermina eran originarios de un pueblo de la provincia de Valencia,-Alquería de la Condesa-de sus padres, doña Guillermina heredo tierras, casas, y una participación accionarial de una empresa Valenciana, y no solo eso, si no qué del padre heredó también su visión para los negocios, y …

Cogiéndome a la hija campesina de mi primo

Esto me ocurrió en Panamá cuando tenía 24 años (tengo 53) y fui de visita donde un primo en el campo, estaba de vacaciones de la universidad y al ir a visitar a una tía, un primo que tenía tiempo no veía me invita a su casa más adentro en …

Cogiendo con el masajista

El masajista es un chico guapo, tenía que acudir por una lesión deportiva. Recetado por un médico. Si vagueara por ahí bebiendo cervezas no me habría pasado. Pero ya que tenía que ir de todas, todas, decidí darme un homenaje y pagar el masaje de cuerpo entero.  En cuanto entré …