Un hombre prohibido, un sueño erótico anhelado

Mi cuñado, mi cuñado me conquistó tanto desde el primer momento en que lo vi, independientemente de lo físico, él es uno de esos hombres fuera de lo ordinal, donde la atracción surge por alguna razón que aún no puedo descubrir, algo que me atrae más a él y lo convierte en una fantasía tan anhelada que desata todo, abosultamente todo en mi. 

Algunas veces, cuando coincidimos en vacaciones, nos reunimos en casa de mis suegros, a veces mi pareja no puede ir por x o y razón, así que el tiempo que paso con mi cuñadito es mejor en cierta forma, aparentemente, es convivencia familiar, pero en el fondo, él y yo sabemos que nuestras miradas no son precisamente de familia, él me mira como hombre y yo lo miro como mujer, los dos lo sentimos, los dos lo sabemos pero ninguno se atreve a decirlo porque ante todo, él es un hombre leal, inteligente, sensato y para mi desgracia, a pesar de que sé que él me desea tanto como yo a él, jamás se atreverá a tocarme porque ama muchísimo a mi pareja, son hermanos de casi la misma edad, crecieron juntos y para ellos, la familia es lo más importante antes que otra cosa, así que, solo me queda soñar con que me coge de mil formas, masturbarme pensando que él es quien me está tocando, solo puedo conformarme con eso y con gozar sus miradas discretas cuando me pongo ropa pequeña y me agacho para que pueda mirar más, me excita que me vea, me excita rozar con él «accidentalmente», sé que esto no debería ser así pero no puedo contenerme, cada día que pasa, lo deseo aún más. 

Hace poco soñé con él de una forma exquisita, soñé que estaba dormida en su casa, estábamos solos, de repente, me despertaba con mucha sed, así que me dirigí a la cocina por un vaso de agua, cuando pasé por la sala, él se encontraba recostado en el sofá, lo vi y me seguí, de regreso, él ya se había ido a su cama a seguir durmiendo, yo entré a verlo, me acerqué y le dije,

-«Luis, ¿te sientes bien?»

él me respondió:

-«Susy, perdón,sí, estoy bien gracias, solo me siento un poco cansado»

le dije,

-«mmm, es que quería ver una peli, ando un poco aburrida, pero me retiro mejor para no molestarte, ¿va? sigue descansando»

En eso, él se incorporó y me respondió:

-«Noo, vamos a ver una, igual se me pasa así, podemos verla aquí si gustas, ya ando cómodo jajaja»,

le contesté

-Vaaa, que se arme entonces sin problema»

Pusimos una peli de acción  y mientras transcurría, yo me iba quedando dormida, de repente, lo abracé, él me volteó a ver, abrí los ojos también en ese momento y nos quedamos viendo un par de segundos, de pronto, él se acercó más y comenzamos a besarnos muy despacio incrementando la rapidez poco a poco, al percatarme, ya me encontraba respirando muy rápida y agitadamente, él comenzó a bajar por mi cuello y de un jalón, desató mi blusa al grado de romperla, me lamió los pezones y me los mordía suavecito mientras me chupadba las tetas súper rico, después, bajó a mi vientre y luego me alzó la falta, con su boca, abrió paso entre mi tanga y mi vulva hasta lograr llegar a ella, con la punta de su lengua empezó a lamer mi clítoris y a recorrer de arriba a bajo mis labios vaginales, me estaba haciendo el sexo oral más rico de toda mi vida, creo que la última vez que me lo hicieron, fue años atrás con mi último ex novio y pues mi pareja, mmm… rara vez me besa, no me abraza, no es cariñoso, siempre ha sido muy frío y poco expresivo, en el sexo es muy rutinario, no siempre me dan ganas de que me coga… y ahora, con Luis, todo cobraba sentido de nuevo, su lengua me llevaba al cielo, me deleitaba tanto sentir su saliva en mi vulva, tuve más de tres orgasmos, después… sin previo aviso, me alzó las piernas y me metió su verga, me empezó a coger tan rico, que yo gritaba de placer, impulsaba su pene hacia arriba, lo que hacía que se frotara con mi punto G y eso me hinchaba más el clítoris, sentía más y más placer, pero antes de que se corriera, le dije, altoooo…. lo aventé a  la cama y comencé a chuparle su polla, no era muy grande, pero estaba exquisita, sus venas se le marcaban y eso me exitaba demasiado, con mi mano derecha y con 3 dedos, tomé la base de su pene y le comencé a dar vueltas como si estuviera acelerando una motocicleta mientras se la mamaba hasta metérmela toda en mi garganta, no lo solté, no dejé que se moviera, seguí hasta que se vino, me tragué su semen tan delicioso que yo gemía del orgasmo que sentía tmb en ese momento, su polla comenzó a contraerse en mi boca y poco a poco la fui sacando con delicadeza, como si se tratara del objeto más divino objeto sobre la tierra.

Me levanté, me puse mi ropa y le dije… cuñado, me encantó coger contigo, por favor no le digas nada a David, él no debe enterarse de esto, si tú lo deseas, no volveremos a hablar del tema y haremos de cuenta que esto no sucedió, él solo me besó y sin decir nada salió de la recámara y yo…desperté…

Estaba tan excitada que comencé a masturbarme, me metí un desodorante de botella que tenía a la mano abriendo a todo lo que daban mis piernas, repetí su nombre hasta correrme, mojé mi lado de la cama como nunca. Al otro día lo miraba imaginándome todo de nuevo, pero lamentablemente, así quedará todo, un sueño y nada más.