Vecinos abiertos de mente dispuestos a una orgía descomunal

El matrimonio entre Ane y Fernando era abierto pero a su vez escondían un tipo de relación que habían estrenado hace poco. Eran una pareja swinger que después de hacer amistad con una pareja que encontraron en un club liberal descubrieron que eran vecinos en su mismo edificio.

Se habían mudado hacía poco y por eso no les conocían. Ellos les hablaron del BDSM, entonces a través de la red de redes profundizaron en ese mundo y descubrieron que era algo que sentían pero que no sabían cómo expresarlo. Tenían el sentimiento pero no la práctica. A través de ésta amistad fueron profundizando en el conocimiento del BDSM y de sus diversas prácticas. Después de currar el viernes Ane llegó a casa y le dijo a su marido:

Sabes a quién me he encontrado en el tren cuando volvía de trabajar? A Maider, la hija de los vecinos.

No es tan raro, ya la has visto alguna vez más—— respondió su marido.

Si, ya sé que a veces coincidimos cuando ella viene de la Uni, pero hoy ella venía de trabajar. No sé dónde lo hace pero venía vestida como de uniforme pero lo más sorprendente es el collar que llevaba uno con argolla como si fuera sumisa— replicó Ane.

Pues sería curioso, sus padres Ama y sumiso y que la única hija también les guste el BDSM. La próxima vez a ver si logras averiguar algo más, a mí ya me gustaría tenerla de sumisa.

Tú céntrate en aprender a obedecerme a Mí y luego veremos si dejo que tu lado Dominante lo dejamos aparecer.

Ane y Fernando eran los dos Dominantes de cara al exterior pero entre ellos eran una pareja Femdom en que ella era la que mandaba y él obedecía hasta el punto que solo follaban cuando Ella lo determinaba y a veces a él solo le era permitido eyacular tras un masaje prostático.

Una semana después también el viernes Ane volvió a ver a Maider en el tren. La chica vestía un traje chaqueta en color rojo y un pañuelo al cuello que ocultaba el collar con la argolla que había visto el viernes anterior. Aprovechó y se sentó con ella. Tenían buena relación porque ellos eran amigos de sus padres y habían cenado los cinco más de una vez juntos. Cuando miró lo poco del collar que se veía observó que en un lateral del mismo se observaba un triskel en color blanco.

Bonito collar llevas puesto—– dijo Ane.

Maider casi dio un respingo y se puso completamente roja.

Bueno si, una amiga me pide que me lo ponga.

Seguro que te lo ordena pero tienes [email protected]?

Pues no, mi amiga me ha enseñado esto pero de momento es solo un juego pero no debo obediencia a nadie.

Y tus padres lo saben? En casa también llevas el collar puesto?

Solo desde hace un par de meses porque un día me pilló mi madre con el collar puesto y haciendo una videoconferencia con mi amiga que me trataba como una perra y mi madre me contó que ellos también eran seguidores del BDSM y que entre ellos la que mandaba era ella y que yo podía tener todos los juguetes que quisiera. Si tengo preguntas tengo que preguntarla. Hemos hecho ese pacto y está bien.

Pues no te ha contado tu madre que Fer y yo somos Dominantes y entre nosotros yo también le domino a Él. No sé qué piensas pero me gustaría poder ir educándote y dominarte. Hagamos una cosa, piénsatelo antes del domingo, díselo a tu madre y si aceptas ser nuestra subes a casa y tocas el timbre. Cuando te abramos la puerta, entras con la mirada baja y te pones el antifaz que te demos y te desnudas y esperas instrucciones.

Es un poco precipitado Ane pero acepto pensármelo y hacerlo como dices.

El domingo a las seis de la tarde tocaron al timbre. Ane no necesitó mirar por la mirilla. Cogió el antifaz y fue hacia la puerta y sin mirar abrió la misma y Ane entró decidida pero lento como con miedo pero recreándose en el momento. Cogió el antifaz y se lo puso tras pararse. Luego dejó que Ane se quedase quieta observándola a la vez que avisaba a Fernando para que estuviera presente.

La chica había escogido una camiseta y unos leggings. Para que no se enfadasen sus padres Ane había hablado con ellos y ellos habían estado de acuerdo con ésta entrega.

Ahora desnúdate perra.

La chica se desprendió primero de la camiseta dejando al descubierto unos pechos medianos rematados en dos pequeños pezones como dos fresas. Luego se desprendió de los leggings y del tanga. Ahora completamente desnuda, se había recortado el vello púbico . Luego se quitó el collar que llevaba por sugerencia de su amiga y lo sustituyó por una tobillera de plata con un colgante con el símbolo de un triskel que le regaló la pareja.

Luego la ordenaron vestirse y la citaron el lunes a la mañana, Los dos tenían vacaciones e iban a llevarla de compras para luego ir a la playa. Era una kdd del grupo de BDSM que frecuentaban.

Llegó el lunes y a las diez en punto la chica tocó el timbre. Vestía una pequeña minifalda con vuelo. Arriba un top en color negro muy discreto. Caminaron los tres como buenos amigos hasta unos grandes almacenes. Fueron directamente hasta la planta donde vendían bañadores y bikinis. Estuvieron curioseando antes que se acercase la vendedora. Lucia era una vendedora de parecida edad a Ane, muy bien proporcionada y muy guapa de cara.

Pero Ane estaba centrada en Maider y en escoger los bikinis y no se fijó en la actitud servicial de la vendedora pero Fernando que se mantenía en un segundo plano si la observó y se lo susurró a Ane al oído.

Lucia que era la vendedora y trajo unos bikinis. Ane pidió unos discretos y elegantes y otros con la braguita como un minúsculo tanga que hacía que Maider se pusiera colorada. Observaron que Lucía un anillo con un triskel. Ante la duda si era un símbolo de alguna otra cosa eligieron que cuando ella fuera con su sumisa al vestuario Fernando la hiciera un comentario sobre el triskel enseñándole el suyo y casualmente coincidían en que era sumisa también recién llegada y la invitó a ir a la playa que allí la esperarían.

Mientras fueron a la playa Ane, Maider y Fernando. Por el camino llamaron a Ander que era el sumiso que estaban iniciando. Querían presentársele a Ane e intentar que salieran juntos, eran muy liantes. Jejeje.

Ander había ido a la playa antes y les esperaba en la cala a la que acudían. Era una cala nudista en que el mar estaba bastante tranquilo y en la parte de las rocas una zona como una falsa cueva donde se podían refugiar de miradas indiscretas. Cuando llegaron observaron como Ander tenía puesto el cb. No llevaba nada de vello en todo el cuerpo. Ane tras desnudarse fue donde el chico, el cual se postró y besó sus pies para seguidamente levantarse para que la Ama retirase su cb.

Luego Fernando se acercó al chico y besó su nuca. Con la crema solar le fue untando en la espalda mientras iba bajando. Ane por su parte acercó a la entrada de la cueva a Maider. Allí había anclados unos mosquetones en la parte superior y otros dos en la inferior. Puso la bolsa de la playa dentro de la cueva y sacó unas muñequeras y tobilleras que puso a la chica. Dentro de ellas puso unos electrodos para seguido inmovilizar a la chica uniendo tobilleras y muñequeras a los mosquetones..

Sacó un pequeño rebenque y lo probó suave en las nalgas de la chica. Lo hacía muy lento porque no quería que la chica mandase parar y fue incrementando el número pero no la intensidad. Cesaba y cogía el tens y lo conectaba a los electrodos y aplicaba electricidad. Introdujo en la vagina de la joven un huevo quedándose con el mando a distancia. Cuando la chica emitía un quejido de dolor activaba el huevo y hacía que vibrase dos veces. Estaba centrada en la chica que no vió a Lucia llegar. La vendedora se acercó de forma sigilosa y detrás de una gran roca se dispuso a observar el espectáculo de la Ama jugando con su sumisa. No observó como Fernando había dejado de aplicar crema al sumiso para que éste fuera al agua a por agua salada para aplicar en las rojeces de Ane.

Ander vino por detrás de Lucia la cual se apretaba sus preciosos pechos. Se quitó el vestido playero que llevaba para luego acariciarse los muslos y empezar a masturbarse. El chico al pasar al lado de ella solo dijo que continuase sobresaltándola.

El joven llevó el agua para Ane. Ésta lo echó de golpe sobre el cuerpo de la chica que sintió una oleada de escozor en todo el cuerpo. Luego Ane se puso unos guantes y caminó por un camino a la vez que la sumisa atada la observaba hasta unas ortigas que arrancó con el tamaño preciso.

Por otra parte, Fernando había hecho que Ander se inclinara sobre una roca y con la mano desnuda lo azotaba en cada nalga. Cuando las dos imberbes nalgas habían cogido un tono rosado acercó su miembro viril al agujero del chico y lo sodomizó. El joven universitario fue tomado por sorpresa y fue cabalgado sin compasión por el Amo.

Ane comenzó a azotar con las ortigas a la sumisa para luego acariciarle con ellas las piernas y los pechos que hacían picar todo su cuerpo y una de las veces al girarse para coger la fusta y continuar vió como Lucia se masturbaba y estallaba en un potente orgasmo.

Ven aquí zorra, ya te corriste, pues ahora vas a trabajar.

Ane la indicó que lamiera el cuerpo de la joven para luego comerla el culo. Lucia obedeció milimétricamente. Primero antes de empezar besó el bello cuello de la joven para luego iniciar el descenso hasta el culo de la chica. Allí se recreó en el agujerito para dejarlo bien lubricado y cuando sintió que el resto de la raja trasera de la chica era muy sensible fue adorándola también. Ane con la fusta a su vez castigaba las nalgas de Lucia.

Ane se puso el arnés y penetró a Ane analmente con fuerza empalándola completamente.

Fernando a su vez cogió del pelo con fuerza a Lucia después de haber estado follando durante un buen rato a Ander e hizo que el chico se tumbara en la arena boca arriba y la mujer lo montase. Lucia sin cortarse lo cabalgaba poco a poco primero para luego iniciar una cabalgada más brusca pero con un ritmo sostenido que aprovechó Fernando para sodomizarla.

Las dos sumisas eran folladas analmente hasta que Ane soltó a su sumisa y la hizo ponerse a cuatro patas en la toalla y hundiendo su cabeza en la misma se la metió por el coño follandola fuerte y masturbando su clítoris hasta que Maider no logró contenerse salvo lo justo para pedir permiso y dejarse ir en un orgasmo entre suspiros. Ama y sumisa quedaron entrelazadas en la toalla acariciándose y besándose de forma tierna.

Por su parte, Ander pidió permiso para correrse. Fernando cogió a Lucia en el aire sin sacársela y acercó la cara de la chica a la polla del sumiso en el momento que éste eyaculaba y la llenaba de semen la cara. Al ver esto Fernando no se pudo contener y la llenó el culo de su leche.

Luego los cinco se bañaron en el mar desenfadadamente.